Diciembre 1999

El Senado critica la desigualdad laboral entre hombres y mujeres

La ponencia pide la creación de un observatorio de empleo femenino

AMAYA IRÍBAR, Madrid
La ponencia del Senado que ha estudiado desde marzo las dificultades que las mujeres españolas tienen para incorporarse al mercado laboral concluyó ayer sus trabajos. El informe constata la desigualdad laboral entre hombres y mujeres y formula 29 recomendaciones para paliar esta situación. Entre ellas, la creación de un Observatorio de la Igualdad que permita evaluar la efectividad de las políticas de empleo.

El problema no es la ley, sino su aplicación real. Las mujeres españolas tienen sobre el papel los mismos derechos que los hombres para conseguir un contrato de trabajo, compatibilizar éste con su vida familiar y lograr un ascenso. Pero, en la práctica, el paro femenino duplica al masculino -22,87% frente al 10,57%, según la encuesta de población activa del tercer trimestre de este año-, las mujeres cobran de media un 76% menos que los varones y el 70% de los contratos temporales son femeninos. Son datos aportados a la ponencia sobre la inserción de la mujer en el campo laboral, por la que han desfilado 22 expertos -sólo tres hombres- desde marzo. Los senadores de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social aprobaron ayer por unanimidad el informe final que recoge las siguientes recomendaciones.

Más trabajadoras. El informe recomienda al Gobierno que invierta más dinero para facilitar la inserción de las mujeres en el mercado laboral. En este sentido propone que el presupuesto destinado a crear empleo entre las mujeres sea proporcional al porcentaje de mujeres paradas y que la perspectiva de sexo impregne todas las políticas de empleo. El plan de empleo dedica un capítulo específico a la igualdad de oportunidades.

También los cursos de formación para parados deberían distribuir sus plazas en función de la tasa de desempleo.

Observatorio de Igualdad. Los senadores creen que este organismo debería evaluar de forma periódica el impacto de las políticas dirigidas a fomentar el empleo femenino para poder comparar su evolución con la del resto de los países de la Unión Europea.

Ascensos. Los convenios colectivos deberían fijarse con normas "nítidas y objetivas" para facilitar el acceso de las mujeres a los puestos directivos, donde éstas están infrarrepresentadas. Los senadores también subrayan la necesidad de que los convenios colectivos garanticen que a las mujeres se les pague el mismo sueldo que a los varones que desempeñan el mismo trabajo.

Mujeres del campo. El informe considera necesario que se elabore un censo de mujeres que trabajan en explotaciones agrícolas y ganaderas, casi todas ellas asalariadas, así como impulsar medidas que faciliten que éstas se conviertan en propietarias.

Conciliación. Para facilitar que las mujeres no arriesguen sus trabajos por cuestiones familiares, los senadores piden la creación de una red de centros infantiles para niños de hasta tres años, con horarios flexibles, la colaboración de las comunidades autónomas y los Ayuntamientos para facilitar servicios extraescolares y que el Gobierno aumente las transferencias presupuestarias a las comunidades para que éstas creen más plazas en los servicios sociales dirigidos a mayores.

También piden que se garantice el disfrute de los derechos individuales, de hombres y mujeres, especialmente en los permisos parentales. El Gobierno aprobó este mismo año una Ley de Conciliación de la Vida laboral y Familiar que reparte la baja parental, pero siempre que la madre renuncie a parte de la misma.

España incumple sus compromisos

A.I, Madrid
El Gobierno español no cumple los compromisos adquiridos hace cuatro años en la Conferencia Mundial sobre la Mujer de Pekín para garantizar los derechos de las mujeres, según un informe de la organización Amnistía Internacional. Dicho informe, presentado ayer en Madrid, critica duramente la legislación de asilo y refugio, y pide que se refuercen los programas de cooperación dirigidos a mujeres. La acción del Gobierno español "deja mucho que desear", subraya el informe.

El documento Recordando Pekín: las mujeres hacia el siglo XXI, concluye que es necesario reformar la legislación de asilo y refugio para garantizar que las mujeres perseguidas en sus países por el simple hecho de ser mujer -por ejemplo en Afganistan- consigan el asilo de forma automática. AI considera que deben tenerse en cuenta las circunstancias específicas de las mujeres, como ya hacen EEUU, Canadá y Francia, subrayó el director de la sección española de la organización, Esteban Beltrán. El informe recomienda también la formación de los agentes de fronteras para garantizar ese derecho de las mujeres.

En este sentido, AI considera que la mutilación genital, a la que son sometidas dos millones de mujeres al año, debería ser una razón más que suficiente para conceder el asilo. La organización exige además al Gobierno que garantice que esta tradición, prohibida en Pekín "donde quiera que ocurra", no se lleve a cabo en España, donde se han detectado algunos casos muy aislados.

Para llegar a estas conclusiones, Amnistía Internacional ha analizado tres documentos: el tercer plan de igualdad de oportunidades, aprobado en 1997 y vigente hasta el 2000, así como el informe de resultados del mismo, y el informe anual de seguimiento de los compromisos adquiridos en la Conferencia de Pekín de 1995.

Viernes, 10 de diciembre de 1999 - Sociedad - El Pais
© Copyright DIARIO EL PAIS, S.A. - Miguel Yuste 40, 28037 Madrid

VOLVER A LA PÁGINA DE NOTICIAS



Página creada el 21 de Diciembre de 1999 - Última revisión martes 27 de septiembre de 2005
© 2003,  Pedro Amador López