MARZO 2000

El Parlamento Europeo rechaza las cuotas femeninas en las listas electorales

Socialistas y populares pactan una enmienda retórica

SANDRO POZZI, Bruselas
El pleno del Parlamento Europeo rechazó ayer el uso de cuotas como medida para equilibrar la representación de la mujer en las listas electorales. En lugar de eso, la Eurocámara aprobó una enmienda pactada por los socialistas y los populares que declara "razonable" el objetivo de participación femenina del 40% y "constata" que el uso de cuotas "como medida transitoria" contribuye a mejorar el equilibrio político entre los sexos.

La resolución final del Parlamento Europeo insta a los Estados miembros a alcanzar una participación más equilibrada de hombres y mujeres en todas las instituciones de la Unión Europea (UE). El texto adoptado en el pleno rebaja los objetivos iniciales planteados por la Comisión de Derechos de la Mujer, que pedía el uso de las cuotas para incrementar la participación femenina en la toma de decisiones como estrategia de discriminación positiva.

La votación en comisión de la propuesta de resolución fue muy polémica "por las susceptibilidades que surgieron, sobre todo en el seno del Partido Popular Europeo, por las cuotas", según fuentes socialistas.

La eurodiputada popular española María Antonia Avilés Perea, coordinadora de su grupo en la comisión parlamentaria, declaró durante el debate que no estaba dispuesta a ser considerada como "una mujer cuota" y que eso era una "vergüenza" para la mujer, justificando así el rechazo a la estrategia de discriminación positiva que implican las cuotas.

El texto final, tras un compromiso entre los dos grandes grupos parlamentarios, se limita a propugnar que "los partidos proporcionen información y formación política a las mujeres candidatas de manera que puedan introducirse en la vida política con total confianza".

Además, se pide a los Estados miembros que fomenten la formación de ejecutivos y cargos directivos -tanto masculinos como femeninos- para "fomentar las relaciones laborales no discriminatorias".

Alternancia, tampoco

Aunque la Eurocámara admitió con la votación de ayer que el uso de cuotas "como medida transitoria" contribuye a equilibrar la participación de hombres y mujeres en la vida política, tampoco aceptó la propuesta de la comisión parlamentaria de alternar mujeres y hombres en las listas electorales.

El objetivo principal de la resolución inicial era conseguir el establecimiento de una cuota de participación paritaria a la de los hombres en todos los órganos y a todos los niveles donde se tomen decisiones, a través de diferentes acciones de discriminación positiva, "para que ninguno de los sexos esté por debajo del 40%".

La Cámara solicita a la Comisión Europea que recurra a las disposiciones del Tratado "para animar a los Gobiernos a desarrollar y aplicar políticas y programas que persigan el equilibrio entre los sexos" y que presente antes de final de año un informe sobre las medidas que se hayan tomado para romper con esta desigualdad entre sexos.

La resolución observa que en el seno del Parlamento Europeo las mujeres ocupan un 20% de los puestos administrativos, un 22% de los puestos directivos y un 15% de las jefaturas de división, y que no existe representación a escala de director general.

En las pasadas elecciones europeas se incrementó ligeramente el número de eurodiputadas elegidas, hasta el 30% (frente al 27% en 1994), una evolución de la que se congratula la Eurocámara. De los 64 eurodiputados españoles, 22 son mujeres, lo que supone un 34% de representación.

Viernes, 3 de marzo de 2000 - Sociedad - El Pais
© Copyright DIARIO EL PAIS, S.A. - Miguel Yuste 40, 28037 Madrid

VOLVER A LA PÁGINA DE NOTICIAS



Página creada el 20 de Diciembre de 1999 - Última revisión martes 27 de septiembre de 2005
© 2003,  Pedro Amador López