SEPTIEMBRE 1999

Condenado por abusar de su mujer valiéndose de su "machismo"

EP, Sevilla
La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a tres años de cárcel, como autor de un delito de abuso sexual, a Manuel G. S., un hombre de 43 años que abusó de su esposa en el lecho conyugal aprovechándose de la "situación de superioridad" que ostentaba como cabeza de familia, circunstancia derivada de su "machismo".

La sentencia establece como hechos probados que el acusado, el día 29 de octubre de 1998, solicitó a su esposa, Francisca S. L., que mantuvieran relaciones sexuales, a lo que la mujer se negó porque no deseaba mantenerlas. Ante la insistencia del acusado, "que le dijo que le iba a montar otro escándalo delante de sus hijos", la esposa accedió a ello, "dada la prepotencia como cabeza de familia con que se manifestaba habitualmente el esposo, que se consideraba siempre con derecho ineludible a esta íntima relación", recoge la sentencia entre los hechos declarados probados.

El fallo añade que dichas relaciones sexuales se mantuvieron "sin violencia o intimidación", lo que hubiera conllevado de haberse producido esa violencia una condena por un delito de agresión sexual, como consideraba el ministerio fiscal, que pidió siete años de cárcel para el acusado.

El tribunal entiende, no obstante, que la conducta de Manuel G. S. es lo suficientemente grave como para encuadrarla dentro del abuso sexual, ya que, según precisa, el acusado, "prevaliéndose del statu quo de cabeza de familia y esposo de la víctima, obtiene de ésta un favor sexual, con su consentimiento, aunque este último se halle viciado por la situación de superioridad que el esposo mantiene y que cree que le corresponde (lo que vulgarmente se llama machismo), y que lleva a tantas mujeres a soportar esta vejación".

Amenazas y maltrato

En este sentido, la sentencia cita además parte de la jurisprudencia sobre el tema, que señala que "no siempre hay violencia cuando la mujer se opone al acto sexual, ya que en la intimidad de la alcoba conyugal pueden plantearse muchas situaciones, dado que el varón puede convencer, sin violencia, la inicial oposición". Cuando se habla de violación en el matrimonio, añade, hay que considerar que la situación es "límite, seria, violenta".

Junto a los tres años que le impone por abusos sexuales, el tribunal ha condenado al acusado, como autor de una falta de amenazas, al pago de 4.000 pesetas de multa, por haberse presentado el 2 de octubre de 1998 en el lugar de trabajo de su esposa y amenazarle con matarla, tras haberse negado a ir a tomar un café con él.

De la misma forma, le condena a cinco fines de semana de arresto por una falta de lesiones, al haber empujado a su esposa contra un muro en plena calle de Sevilla, hechos ocurridos el día 15 de enero del presente año, por los que sufrió lesiones de las que tardó en curar cuatro días. La setencia incluye una indemnización de 514.000 pesetas.

Viernes, 10 de septiembre de 1999 - Sociedad - El Pais
© Copyright DIARIO EL PAIS, S.A. - Miguel Yuste 40, 28037 Madrid

VOLVER A LA PÁGINA DE NOTICIAS



Página creada el 20 de Diciembre de 1999 - Última revisión martes 27 de septiembre de 2005
© 2003,  Pedro Amador López