OCTUBRE 1999


EDITORIAL: Un paso importante para la igualdad de la mujer

El Congreso aprobó ayer casi por unanimidad un proyecto de ley que pretende facilitar la igualdad de oportunidades en el trabajo para hombres y mujeres, sobre la base de que la maternidad no resulte penalizada. El texto aprobado reforma el contenido de ocho leyes y su aspecto más llamativo, aunque no el único importante, es que permite que los hombres puedan solicitar el permiso de maternidad durante 10 semanas para sustituir a las madres en el cuidado de los hijos recién nacidos. Además, esta posibilidad se extiende al caso de los hijos adoptivos. El proyecto se completa con la prohibición legal de despedir a las mujeres embarazadas y con la asunción de los costes laborales de éstas por parte de la Seguridad Social cuando exista una situación de riesgo que las obligue a dejar su puesto de trabajo. La ley de conciliación familiar viene a llenar un vacío legal y a echar una mano a las mujeres para que su igualdad de oportunidades con los hombres sea una realidad. Los grupos parlamentarios del PSOE e IU pusieron algunas obejeciones al texto por considerarlo claramente insuficiente. Y es verdad que se puede pedir más. Pero eso no quiere decir que la reforma legal impulsada por el ministro de Trabajo, Manuel Pimentel, no sea un paso adelante. Podríamos decir que, en este asunto, el legislador va incluso por delante de la propia sociedad española en la que aún existe una resistencia por parte de los hombres para compartir el cuidado de los hijos pequeños. Baste decir que en los últimos años, los hombres han podido pedir cuatro semanas de maternidad y sólo el 3% de los padres ha hecho uso de ese derecho.

Jueves, 22 de octubre de 1999 - Opinión - El Mundo

VOLVER A LA PÁGINA DE NOTICIAS



Página creada el 19 de Diciembre de 1999 - Última revisión martes 27 de septiembre de 2005
© 2003,  Pedro Amador López