CURSO DE COMPUTACIÓN PARA MUJERES

Estimadas alumnas que leéis estas páginas, soy el profesor Agusdir y ante el masivo aumento de usuarias de ordenadores que se viene produciendo, me he propuesto escribir un pequeño cursillo dedicado especialmente a vosotras, si han escrito libros de Informática para torpes, ¿por qué no un curso de Informática para mujeres? es una injusticia. Hay que arreglarlo.

Comentaremos programas que puedan ser de vuestro interés y que os introduzcan (en el mejor sentido de la palabra) en el intrincado mundo de la Informática. Partiremos de la premisa, algo arriesgada, lo reconozco, de que una mujer sabe encender un ordenador. Ya lo dijo Confucio antes de que se inventara la informática: "Si lo sabe hacer una mujer, no tiene que ser muy difícil"

Os recomiendo especialmente el programa MIRROR95. Es algo muy útil para vosotras. Necesitáis una videocámara conectada al ordenador. Funciona sólo bajo Windows 95. Pincháis con el ratón el iconito del espejito en el escritorio del Windows y oh, maravilla, vuestro monitor se convertirá en un espejo en el que podréis retocaros el rimmel, empolvaros, etc. Se acompaña de tarjeta en red para que podáis hacerlo por parejas en dos ordenadores a un tiempo y podáis hablar con vuestra mejor amiga de lo que queráis mientras os retocáis el maquillaje. Si no tenéis quien os acompañe, el programa está adaptado para módem y vía Internet podréis retocaros en línea con cualquier compañera en el Universo.

También disponemos del programa CHISMOSA. Se acompaña de un micrófono para que lo enchuféis a vuestra tarjeta de sonido y critiquéis a gusto con quien queráis el peinado de tal amiga, lo mal que viste, si es una pelandusca... etc.

Esos temas tan interesantes de los que soléis hablar entre vosotras ahora totalmente adaptado a los tiempos que corren.Si queréis más información ponéis en contacto con FEMISOFT, especialistas en software orientado hacia vosotras...

Colaboración de Guillermo Costa Gómez



Página creada el 4 de Enero de 1998 - Última revisión martes 27 de septiembre de 2005
© 2003,  Pedro Amador López